fbpx
La Mujer de Kennedy blog Leña al Mono logo

Nuestro blog sobre diseño gráfico, diseño web, marketing,
redes sociales, branding y otras cosas random del mundo
de la comunicación

Nuestro blog sobre diseño gráfico, diseño web, marketing, redes sociales, branding y otras cosas random del mundo de la comunicación

Diseño gráfico

CÓMO EXPLICARLE TU IDEA A UN DISEÑADOR GRÁFICO EN 5 PASOS

Un logo, unas tarjetas, unos flyers, un menú, una web, un pin o una caja de gambas, más tarde o más temprano, toda empresa necesita echar mano de un diseñador gráfico pero, ¿cómo le explicamos nuestras ideas a esa persona con pintillas de hipster (AKA diseñador gráfico)?

 

Trabajar con un diseñador gráfico por primera vez puede hacer que te suden las manitas, básicamente le estás entregando la reputación y la identidad de tu empresa a un extraño, pero es un riesgo necesario e ineludible.

Pero vamos al lío mi querido empresario, ¿cómo le explicas tu idea a ese ser con gafas de pasta? Sigue estos cinco tips y te aseguramos que vas a flipar con el resultado final.

1. Ten claro lo que quieres

 

 

Hay dos tipos de clientes, los que saben lo que quieren y los que no. Adivina cuáles acaban más contentos al final.

Antes de llamar al diseñador para hablarle de tu nuevo proyecto, siéntate y piensa en qué quieres. Desde los estilos que te gustan hasta cuál es tu target. Cuanta más info des, mejor va a ser el resultado, palabrita de gente que lleva tiempo dedicándose a estos quehaceres.

No te olvides tampoco de hacerte una lista con todo lo que necesitas. Con esto el diseñador va a poder darte unos plazos y unos precios justos.

2. Una imagen vale más que mil palabras

 

 

Que sí, que en tu cabeza tú tienes muy claro lo que quieres, pero que el diseñador ni lee la mente, ni sabe qué quieres decir cuando le sueltas eso de «minimalista pero moderno».

En lugar de liarte con palabras, echa un rato y recopila estilos que te gusten de otros logos, colores, páginas webs, tarjetas, tu pintura favorita de Van Gogh y hasta un recorte de una revista con una tipografía que te llamó la atención por hache o por be. No se trata de que el diseñador vaya a copiar lo que le mandes, pero sí de que empiece a entender los matices del estilo que más va contigo.

3. Reglas. El agua clara y el chocolate espeso.

 

 

Antes de que te remangues, siéntate con el diseñador y deja tus expectativas claras. Detalles como plazos, lo que cubre el proyecto y cómo van a hacerse los cambios en caso de que fueran necesario, tienen que quedar clarísimos para que vuestra relación no acabe como una canción de Pimpinela.

También hay que dejar patente cómo vais a comunicaros, lo que nos lleva a nuestro siguiente tip.

4. Estate preparado para responder

 

 

Si has contratado a un diseñador decente, seguro que después de esa primera cita a ciegas te manda un briefing y sí, da mucha pereza ponerse a rellenarlo, pero es lo que hay.

Tampoco vayas a creerte que tu trabajo acaba después del briefing, te toca estar presente cuando tu diseñador te necesite. El feedback y la comunicación aquí son clave, así que ni se te ocurra hacerle ghosting a tu diseñador porque esto no es Tinder.

5. Ten fé

 

 

Cuando contratas a un diseñador gráfico, no le pagas para que te haga un dibujito, le pagas por sus conocimientos y experiencia así que, si te llega con una propuesta que dista un poco de lo que esperabas, escúchale y trata de ser abierto de mente porque él está tan interesado como tú en que el trabajo salga lo mejor posible.

 

Ahora que ya sabes cómo explicarle todas esas ideas que te rondan la cabeza, sal a la búsqueda de un diseñador gráfico de verdad que, en cuestiones de diseño, tirar de cuñado que entiende de ordenadores debería estar prohibido.

Diseño gráfico

CÓMO EXPLICARLE TU IDEA A UN DISEÑADOR GRÁFICO EN 5 PASOS

Un logo, unas tarjetas, unos flyers, un menú, una web, un pin o una caja de gambas, más tarde o más temprano, toda empresa necesita echar mano de un diseñador gráfico pero, ¿cómo le explicamos nuestras ideas a esa persona con pintillas de hipster (AKA diseñador gráfico)?

 

Trabajar con un diseñador gráfico por primera vez puede hacer que te suden las manitas, básicamente le estás entregando la reputación y la identidad de tu empresa a un extraño, pero es un riesgo necesario e ineludible.

Pero vamos al lío mi querido empresario, ¿cómo le explicas tu idea a ese ser con gafas de pasta? Sigue estos cinco tips y te aseguramos que vas a flipar con el resultado final.

1. Ten claro lo que quieres

 

 

Hay dos tipos de clientes, los que saben lo que quieren y los que no. Adivina cuáles acaban más contentos al final.

Antes de llamar al diseñador para hablarle de tu nuevo proyecto, siéntate y piensa en qué quieres. Desde los estilos que te gustan hasta cuál es tu target. Cuanta más info des, mejor va a ser el resultado, palabrita de gente que lleva tiempo dedicándose a estos quehaceres.

No te olvides tampoco de hacerte una lista con todo lo que necesitas. Con esto el diseñador va a poder darte unos plazos y unos precios justos.

2. Una imagen vale más que mil palabras

 

 

Que sí, que en tu cabeza tú tienes muy claro lo que quieres, pero que el diseñador ni lee la mente, ni sabe qué quieres decir cuando le sueltas eso de «minimalista pero moderno».

En lugar de liarte con palabras, echa un rato y recopila estilos que te gusten de otros logos, colores, páginas webs, tarjetas, tu pintura favorita de Van Gogh y hasta un recorte de una revista con una tipografía que te llamó la atención por hache o por be. No se trata de que el diseñador vaya a copiar lo que le mandes, pero sí de que empiece a entender los matices del estilo que más va contigo.

3. Reglas. El agua clara y el chocolate espeso.

 

 

Antes de que te remangues, siéntate con el diseñador y deja tus expectativas claras. Detalles como plazos, lo que cubre el proyecto y cómo van a hacerse los cambios en caso de que fueran necesario, tienen que quedar clarísimos para que vuestra relación no acabe como una canción de Pimpinela.

También hay que dejar patente cómo vais a comunicaros, lo que nos lleva a nuestro siguiente tip.

4. Estate preparado para responder

 

 

Si has contratado a un diseñador decente, seguro que después de esa primera cita a ciegas te manda un briefing y sí, da mucha pereza ponerse a rellenarlo, pero es lo que hay.

Tampoco vayas a creerte que tu trabajo acaba después del briefing, te toca estar presente cuando tu diseñador te necesite. El feedback y la comunicación aquí son clave, así que ni se te ocurra hacerle ghosting a tu diseñador porque esto no es Tinder.

5. Ten fé

 

 

Cuando contratas a un diseñador gráfico, no le pagas para que te haga un dibujito, le pagas por sus conocimientos y experiencia así que, si te llega con una propuesta que dista un poco de lo que esperabas, escúchale y trata de ser abierto de mente porque él está tan interesado como tú en que el trabajo salga lo mejor posible.

 

Ahora que ya sabes cómo explicarle todas esas ideas que te rondan la cabeza, sal a la búsqueda de un diseñador gráfico de verdad que, en cuestiones de diseño, tirar de cuñado que entiende de ordenadores debería estar prohibido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

ENTRADAS RELACIONADAS

Menú

QUE NO TE FALTE
NI GLORIA

Descárgate nuestro
plan de redes sociales