fbpx
La Mujer de Kennedy blog Leña al Mono logo

Nuestro blog sobre diseño gráfico, diseño web, marketing,
redes sociales, branding y otras cosas random del mundo
de la comunicación

Nuestro blog sobre diseño gráfico, diseño web, marketing, redes sociales, branding y otras cosas random del mundo de la comunicación

Diseño web

CÓMO VENDER POR INTERNET DESDE CERO Y NO MORIR EN EL INTENTO

El que no emprende es porque no quiere, típica frase de cuñado al que le ha ido bien con su tienda de productos hechos con corcho pero, honor a quien honor merece, tiene razón.
Si estás pensando en empezar un negocio online y estás más perdido que la madre de Marco, hoy venimos a contarte por dónde empezar y dónde invertir tu tiempo y esfuerzo.

Cómo vender por internet

 

Es cierto que empezar un negocio digital conlleva menos riesgo que un negocio físico, sobre todo porque con el primero nos ahorramos unas buenas peseticas, pero eso no quiere decir que no lleve trabajo y esfuerzo. Internet es una jungla, y meterte en ella requiere de una preparación y una investigación que te va a llevar tiempo.

Primero tienes que entender que emprender online no es algo fácil, que obtendrás resultados a largo plazo y que necesitas más planificación y organización que los Power Rangers.
Define, define y define otra vez.

1. ¿Quién eres?

cómo crear una tienda online

 

¿Sabes cuándo en las entrevistas de trabajo te dicen que digas tres cosas buenas y tres cosas malas de ti? Y tú sueltas el tipicazo del quince porque ni siquiera sabes cuales son las tuyas. Pues esto con una empresa va a ser que no. Tienes que saber quién eres, qué quieres, qué aportas y qué tienes que contarle al mundo.

Además, esto tiene que ser coherente con todo lo demás. Una marca es como una persona, tiene una historia, tiene algo que contar, tiene personalidad, valores, tiene un significado y una apariencia física.
Si estás un poco verde, échale un vistazo a nuestros posts sobre branding.

2. ¿Qué vendes?

Consejos para vender online

Define tus productos o servicios al dedillo antes de empezar un negocio online.
Una vez los tengas definidos, pregúntate: «¿es susceptible de ser vendido online?» Si la respuesta es sí, continúa leyendo.

Esta respuesta es más subjetiva que el color de los Sugus de piña. Todo producto es susceptible de venderse por Internet siempre que haya alguien que quiera comprarlo. ¡Si hay gente que ha vendido hasta piedras por Internet!

3. ¿A quién le vendes?

 

 

Este es el meollo de la cuestión. En Internet tienes que tener todavía más claro a quién le vendes. Esto es, qué perfil tiene tu comprador ideal. Piensa en cómo es, su personalidad, sus ingresos, sus intereses y gustos, por qué te va a comprar y en qué momento de su vida lo va a hacer. Investígalo como tus colegas bichean a tu nuevo ligue.

Y no nos vale el: is qui isti pridicti is piri tidi il mindi. Nasti de Plasti. No existe un producto para todo el mundo. Siempre hay un tipo de comprador más afín a él. Encuéntralo.
Lo llamamos buyer persona cuando lo tenemos completamente definido. La CIA a tu lado, un principiante.

4. ¿Por qué le vendes?

Para ganar monedicas. Eso está claro pero, piensa también en las necesidades que tiene tu cliente, qué vas a hacer tú para resolverlas y qué haces tú que no hagan los demás para que él te elija a ti.
Estudia a tus competidores como estudiaste a tu consumidor y diferénciate de ellos. Hacer un pequeño estudio de mercado, teniendo en cuenta tus medios siempre te va a ayudar a definir, a organizar tus ideas y a ver qué cosas se hacen bien y mal.

5. ¿Qué necesitas?

 

 

Quizás este es el punto que estabas esperando y el que realmente te interesa. Pero cuidado, este no te sirve de nada sin tener claros los anteriores.
Una vez definidos los puntos anteriores, nos remangamos para empezar con nuestra web.

– Hosting y dominio. El hosting es el espacio donde se aloja un sitio web para que cualquiera pueda verlo en Internet. Y el dominio es el nombre de tu empresa, seguido de .com .es etc. Tendrás que comprobar que el nombre de tu empresa tiene el dominio libre y no lo está utilizando nadie. Podéis comprobar si el dominio que buscas está libre o no en plataformas como namechkgodaddy.

– Página web. La plataforma donde podamos vender. Esta será diferente según tu sistema de ventas. Diferenciando básicamente 2:
Web corporativa. Si vendes servicios, y tu servicio no se puede contratar directamente online, necesita un presupuesto ajustado a cada caso, y un contacto offline. Tu objetivo con esta página será mostrar información y conseguir el contacto que posteriormente te lleve a la venta.
Tienda online. Si todo tu proceso se puede realizar en Internet. Tu objetivo será que se compre directamente aquí. Te permite subir tus productos, que los clientes paguen por ellos y en unos días los tengan en su casa.

– Posicionamiento en Google y SEO. Unas palabras mágicas que hacen que tus clientes te encuentren. Para que te hagas una idea, son la flauta del afilador. Si el afilador no la toca cuando llega a tu calle, no se va a enterar ni el tato de que está allí. Pues tu igual, tienes que tocar la flauta para que Google y tu cliente se enteren de que estás ahí.

– Anuncios pagados en Google o SEM. Si hay mucho ruido y no se escucha la flauta, tenemos otra opción. Pagar por aparecer los primerísimos en Google. Esto se realiza a través de pujas por palabras clave. También con Google Ads (herramienta publicitaria de Google) puedes hacer anuncios en la red de display, que son imágenes que aparecen en otros sitios web. Cuidado con esto, porque tu cliente no quiere que tus productos le sigan hasta el baño. ¡No seas cansino!

Redes sociales. Para llegar a los que no te buscan, pero sí te necesitan. Son muy importantes dentro de una estrategia de ventas en una tienda online. Utilízalas para crear comunidad, crear contenido interesante, llegar a tus clientes, promocionar tus productos, hacer acuerdos con influencers… Aprovecha la navaja suiza de las oportunidades y hazlo bien. Dedica esfuerzo a ello y traza una estrategia de comunicación especial para este medio y coherente con tu estrategia general.

– Email Marketing. Eso del email nos suena más antiguo que la pana y, efectivamente es de lo primero que salió, pero es una herramienta que le funciona muy bien a quien la sabe utilizar. Hacer campañas de email marketing segmentadas nos permiten dirigirnos al público de forma personalizada. Acompañada de un blog con el que crear contenido es muy efectivo. Teniendo claro nuestro buyer persona, podremos enviar contenido que sea útil e interesante para él dependiendo de en qué punto del ciclo de compra se encuentre. No le enviarás lo mismo al que te acaba de conocer que al que ya te ha comprado varias veces. Es el bueno, bonito y barato del Marketing.

cómo abrir tienda en internet

Pues este es el panorama general para empezar un negocio online, pero aquí lo importante es que definas tu idea y elijas los medios que más te convienen según tu negocio. Es mejor que te centres en unos pocos bien hechos, a que por querer hacerlo todo, lo hagas todo mal. Ya sabes que el que mucho abarca poco aprieta. Prueba cosas y mide todo lo que hagas para saber si tiene resultados o no. Equivócate y rectifica. No hay una fórmula mágica que funcione para todos, cada uno tiene que encontrar su caminito. Ve poco a poco, mejora cada día y encontrarás el tuyo.

Diseño web

CÓMO VENDER POR INTERNET DESDE CERO Y NO MORIR EN EL INTENTO

El que no emprende es porque no quiere, típica frase de cuñado al que le ha ido bien con su tienda de productos hechos con corcho pero, honor a quien honor merece, tiene razón.
Si estás pensando en empezar un negocio online y estás más perdido que la madre de Marco, hoy venimos a contarte por dónde empezar y dónde invertir tu tiempo y esfuerzo.

Cómo vender por internet

 

Es cierto que empezar un negocio digital conlleva menos riesgo que un negocio físico, sobre todo porque con el primero nos ahorramos unas buenas peseticas, pero eso no quiere decir que no lleve trabajo y esfuerzo. Internet es una jungla, y meterte en ella requiere de una preparación y una investigación que te va a llevar tiempo.

Primero tienes que entender que emprender online no es algo fácil, que obtendrás resultados a largo plazo y que necesitas más planificación y organización que los Power Rangers.
Define, define y define otra vez.

1. ¿Quién eres?

cómo crear una tienda online

 

¿Sabes cuándo en las entrevistas de trabajo te dicen que digas tres cosas buenas y tres cosas malas de ti? Y tú sueltas el tipicazo del quince porque ni siquiera sabes cuales son las tuyas. Pues esto con una empresa va a ser que no. Tienes que saber quién eres, qué quieres, qué aportas y qué tienes que contarle al mundo.

Además, esto tiene que ser coherente con todo lo demás. Una marca es como una persona, tiene una historia, tiene algo que contar, tiene personalidad, valores, tiene un significado y una apariencia física.
Si estás un poco verde, échale un vistazo a nuestros posts sobre branding.

2. ¿Qué vendes?

Consejos para vender online

Define tus productos o servicios al dedillo antes de empezar un negocio online.
Una vez los tengas definidos, pregúntate: «¿es susceptible de ser vendido online?» Si la respuesta es sí, continúa leyendo.

Esta respuesta es más subjetiva que el color de los Sugus de piña. Todo producto es susceptible de venderse por Internet siempre que haya alguien que quiera comprarlo. ¡Si hay gente que ha vendido hasta piedras por Internet!

3. ¿A quién le vendes?

 

 

Este es el meollo de la cuestión. En Internet tienes que tener todavía más claro a quién le vendes. Esto es, qué perfil tiene tu comprador ideal. Piensa en cómo es, su personalidad, sus ingresos, sus intereses y gustos, por qué te va a comprar y en qué momento de su vida lo va a hacer. Investígalo como tus colegas bichean a tu nuevo ligue.

Y no nos vale el: is qui isti pridicti is piri tidi il mindi. Nasti de Plasti. No existe un producto para todo el mundo. Siempre hay un tipo de comprador más afín a él. Encuéntralo.
Lo llamamos buyer persona cuando lo tenemos completamente definido. La CIA a tu lado, un principiante.

4. ¿Por qué le vendes?

Para ganar monedicas. Eso está claro pero, piensa también en las necesidades que tiene tu cliente, qué vas a hacer tú para resolverlas y qué haces tú que no hagan los demás para que él te elija a ti.
Estudia a tus competidores como estudiaste a tu consumidor y diferénciate de ellos. Hacer un pequeño estudio de mercado, teniendo en cuenta tus medios siempre te va a ayudar a definir, a organizar tus ideas y a ver qué cosas se hacen bien y mal.

5. ¿Qué necesitas?

 

 

Quizás este es el punto que estabas esperando y el que realmente te interesa. Pero cuidado, este no te sirve de nada sin tener claros los anteriores.
Una vez definidos los puntos anteriores, nos remangamos para empezar con nuestra web.

– Hosting y dominio. El hosting es el espacio donde se aloja un sitio web para que cualquiera pueda verlo en Internet. Y el dominio es el nombre de tu empresa, seguido de .com .es etc. Tendrás que comprobar que el nombre de tu empresa tiene el dominio libre y no lo está utilizando nadie. Podéis comprobar si el dominio que buscas está libre o no en plataformas como namechkgodaddy.

– Página web. La plataforma donde podamos vender. Esta será diferente según tu sistema de ventas. Diferenciando básicamente 2:
Web corporativa. Si vendes servicios, y tu servicio no se puede contratar directamente online, necesita un presupuesto ajustado a cada caso, y un contacto offline. Tu objetivo con esta página será mostrar información y conseguir el contacto que posteriormente te lleve a la venta.
Tienda online. Si todo tu proceso se puede realizar en Internet. Tu objetivo será que se compre directamente aquí. Te permite subir tus productos, que los clientes paguen por ellos y en unos días los tengan en su casa.

– Posicionamiento en Google y SEO. Unas palabras mágicas que hacen que tus clientes te encuentren. Para que te hagas una idea, son la flauta del afilador. Si el afilador no la toca cuando llega a tu calle, no se va a enterar ni el tato de que está allí. Pues tu igual, tienes que tocar la flauta para que Google y tu cliente se enteren de que estás ahí.

– Anuncios pagados en Google o SEM. Si hay mucho ruido y no se escucha la flauta, tenemos otra opción. Pagar por aparecer los primerísimos en Google. Esto se realiza a través de pujas por palabras clave. También con Google Ads (herramienta publicitaria de Google) puedes hacer anuncios en la red de display, que son imágenes que aparecen en otros sitios web. Cuidado con esto, porque tu cliente no quiere que tus productos le sigan hasta el baño. ¡No seas cansino!

Redes sociales. Para llegar a los que no te buscan, pero sí te necesitan. Son muy importantes dentro de una estrategia de ventas en una tienda online. Utilízalas para crear comunidad, crear contenido interesante, llegar a tus clientes, promocionar tus productos, hacer acuerdos con influencers… Aprovecha la navaja suiza de las oportunidades y hazlo bien. Dedica esfuerzo a ello y traza una estrategia de comunicación especial para este medio y coherente con tu estrategia general.

– Email Marketing. Eso del email nos suena más antiguo que la pana y, efectivamente es de lo primero que salió, pero es una herramienta que le funciona muy bien a quien la sabe utilizar. Hacer campañas de email marketing segmentadas nos permiten dirigirnos al público de forma personalizada. Acompañada de un blog con el que crear contenido es muy efectivo. Teniendo claro nuestro buyer persona, podremos enviar contenido que sea útil e interesante para él dependiendo de en qué punto del ciclo de compra se encuentre. No le enviarás lo mismo al que te acaba de conocer que al que ya te ha comprado varias veces. Es el bueno, bonito y barato del Marketing.

cómo abrir tienda en internet

Pues este es el panorama general para empezar un negocio online, pero aquí lo importante es que definas tu idea y elijas los medios que más te convienen según tu negocio. Es mejor que te centres en unos pocos bien hechos, a que por querer hacerlo todo, lo hagas todo mal. Ya sabes que el que mucho abarca poco aprieta. Prueba cosas y mide todo lo que hagas para saber si tiene resultados o no. Equivócate y rectifica. No hay una fórmula mágica que funcione para todos, cada uno tiene que encontrar su caminito. Ve poco a poco, mejora cada día y encontrarás el tuyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

ENTRADAS RELACIONADAS

Menú

QUE NO TE FALTE
NI GLORIA

Descárgate nuestro
plan de redes sociales